• yolanda fg

terapia de divorcio

Actualizado: 24 de sep de 2019

Terapia de divorcio es un término muy actual que se emplea cada vez con más frecuencia dado el elevado número casos de ruptura matrimonial que existen en los tiempos que corren. Tanto mientras transcurre la separación física de la pareja (cambio de residencia, trámites legales, reparto de bienes y funciones en la mayoría de los casos) como después de que sucede, las personas que se separan se enfrentan a un proceso muy complicado, nada fácil y nada cómodo, que necesariamente supone un cambio profundo en sus vidas.


La persona que se separa rompe un vínculo emocional o dicho de otro modo, se expone a un proceso de duelo por dicha pérdida, lo que conlleva el trabajo de llevar a cabo todo un reajuste emocional durante algún tiempo. Junto a la inestabilidad afectiva de tal situación y al cambio emocional al que hemos de habituarnos, suceden otros cambios que son los que describiremos a continuación:


El rol familiar, la persona deja de ser aquélla que el resto de la familia percibe como siempre acompañada y que toma decisiones junto a otra persona también en cuestiones que atañen a la propia familia al completo. Todos los miembros sufren la pérdida en sus vidas, cuando una relación se rompe desaparecemos de algún modo para la familia del Otro y es una situación que afecta a todos los vínculos emocionales formados durante el tiempo de vivencia de la relación. La persona separada y sus familiares pasan a tener que aceptar una nueva realidad y desenvolverse en ella y esto supone sin duda una adaptación más o menos dura. Así, padres, hijos, hermanos, etc, verán modificados no solo aspectos cotidianos de su día a día, sino también los propios afectos, a veces contradictorios y en conflicto, dada la división en dos partes de lo que antes se concebía como unidad.

El rol social, que se refiere a nuestra nueva posición respecto al entorno. Las relaciones en distintos ámbitos de la sociedad se verán afectadas. Así por ejemplo, los profesionales que atienden a nuestros hijos (en el ámbito educativo, en el ámbito sanitario, actividades de ocio…) pueden modificar el enfoque en la comunicación con nosotros y esto puede repercutir también de algún modo en el funcionamiento familiar de nuestro día a día.

Las relaciones sociales sin duda será otro de los contextos que veremos alterados antes o después. Muy probable que comencemos a relacionarnos más con personas que están en una situación similar a la nuestra y, donde antes teníamos un círculo de amistades compuesto principalmente por parejas, ahora tengamos un grupo más variado o algo diferente al del pasado con una oferta más amplia de ocio y actividad. Además, este nuevo escenario puede significar un enclave de intercambio personal donde conocer a otras personas significativas para nuestras vidas.

El mundo laboral, en ocasiones también cambia. A veces nos vemos en circunstancias de incorporar cambios en nuestro trabajo a raíz de una separación conyugal. Puede ser el caso de personas que comienzan a trabajar fuera de sus casas tras un periodo de inactividad en el mercado laboral o personas que ven la necesidad de cambiar de empresa o pedir traslados. Es evidente que si además de los casos anteriores se da también este caso supone un añadido a los anteriores y conlleva un esfuerzo extra de adaptación.



terapia pareja


Cualquier alteración en el entorno, por banal que nos parezca, supondrá un esfuerzo de adaptación. También se producirán alteraciones a nivel interno, respecto a nuestras emociones, sentimientos y pensamientos. Se hace necesario, por tanto, tomar conciencia del proceso de cambio al que nos enfrentamos para sobrellevarlo de la forma menos dolorosa posible y reformular nuestra nueva situación y futuro. Este representa el eje central en el que se basa la ayuda de la llamada terapia de divorcio. La ayuda a la persona a interpretar esta nueva situación y el apoyo en los cambios que tenga que realizar o desee realizar.

14 vistas

© 2016 yolandaforcelledo-psicologa.com 

Calle. Marqués de San Esteban 9, 3ºD, 33206, Gijón.